lunes, 24 de junio de 2013

A la espera de un sueño - Capítulo 1

Nerviosismo...
"por fin juntos amor"

Si, quizá esa sea la palabra que describiría mejor mi sentir en ese viernes tan esperado, ¿Y cómo no estarlo?, Si por primera vez, en 2 años, por fin vería a esa persona que ahora lo es todo para mí. El corazón acelerado, se aceleró aún más al poder divisar la entrada de la central de autobuses, al bajar, lo único que puedo pensar es "¿Realmente estará ahí?, ¿Realmente estará esperando por mi?" De por si, nervioso el muchacho y al bajar no encontrarlo, ¡¡Demonios!! pero... espera... tú le dijiste que llegarías entre 2 y 2:30 de la tarde, y apenas son las 2, y recuerda que él te dijo que llegaría como a las 2:15. Son esos momentos en los que realmente odias que el autobús, por primera vez, cumpla con el tiempo que debería hacer durante el viaje... nerviosismo mas un poco de miedo, no es una buena combinación, ¿Qué me queda? Fumar un cigarro para relajar un poco el cuerpo. 

2:10 ¡¡¡¡Dios!!!! que lento esta pasando el tiempo, ¿¿¿Por qué no existe una maquina para adelantar el tiempo a los momentos que quisieras??? Y justo cuando el nerviosismo comienza a apoderarse más de tu cuerpo, es mejor caminar un poco... caminar y caminar, pero creo que estoy a punto de hacer zanja, ¡No!, mejor me tranquilizo, ¿Y si saco otro cigarro? no, lo mejor es que esperes un poco más, solo quédate quieto y respira profundamente. 

2:20 de la tarde, y solo cuando más comienzo a desesperarme, volteo hacia la izquierda, solo para poder divisar a una persona, esa persona por quien siempre espere, su figura esbelta, su cara enmarcada por unos lentes que solo hacen que resalte su belleza más de lo que es posible. Mi respiración cada vez es más agitada, y como puedo, camino hacia él y lo único que espero es ese primer encuentro cara a cara, el primer cruce de palabras, la primer mirada y cuando por fin estamos el uno frente al otro, todo inicia con un fuerte abrazo, de esos que son inolvidables, en los que sientes que te sobra y te falta el aire al mismo tiempo, en que tu sentido del tacto esta más despierto que nunca y, donde tu olfato, es tan intenso, que guardas cada aroma que sientes en ese momento, y sus palabras al oído que dicen... "Por fin juntos amor".

By: Irving Flores

No hay comentarios:

Publicar un comentario