viernes, 28 de marzo de 2014

Escrito 0008 - El baile que cabio todo

Escrito 0008 - El baile que cabio todo
NOTA:
            Antes de empezar quiero aclarar unas cosas:
            “” Estás son expresiones
            ** Estás son acciones
() Estos son pensamientos

Era un día normal en mi casa y regresaba de ver a mi abuela a la casa de mi madre, pensé que ese día sería como el resto y solo deseaba que ya terminara, cuando llegue mi madre me dijo que mi padre había hablado y que nos iba a llevar a una fiesta de un amigo de los dos, eso me extraño porque mi padre nunca nos lleva a una fiesta a toda la familia pero no le tome mucha importancia, después de todo mi padre nunca dura mucho tiempo en las fiestas, así que decidí hablarle a mi hermano porque mi padre vendría por nosotros, todo parecía normal hasta que vi que mi padre llego en un auto ajeno, pero no le di importancia después de todo a mi padre le prestan varios carros sus amigo así que pensé que alguno de sus amigos se lo había prestado, todo iba normal en el viaje y pese que sería una fiesta como cualquier otra, me extraño que mi padre se desviara del camino, pero él dijo que tenía que comprar unas cosas antes de ir a la fiesta para llegar de acuerdo al nivel de está.

Mi padre nos llevó a diversas tiendas de ropa para escoger un vestido y esmoquin adecuados, me extraño que tuviéramos que vestirnos así, pero no tuve oportunidad de preguntar nada porque cuando acabamos de comprar nos llevó a una estética a que nos arreglaran a mi madre y a mí, después de todo eso ya en el carro tuve la oportunidad de preguntar qué es lo que estaba pasando.

Yo: ¿Qué está pasando, porque tanto alboroto por una fiesta, a quien vamos a ver al rey o qué?

Padre: no es el rey pero es uno de mis amigos influyentes, así que debemos estar vestidos adecuadamente.

Madre: es una fiesta especial, hoy se celebra algo inmenso, así que quiero que se comporten los dos. 

Padre: es una fiesta de la alta sociedad así que compórtense lo mejor posible, ahora acomódense bien ya casi llegamos.

No pregunte más sabia que mi padre tenía muchos amigos influyentes que había hecho a lo largo de su vida, en lo único que pensaba era en cómo sería esa fiesta, estaba segura que no encajaría en una fiesta así, pero tenía la esperanza de que no duraremos mucho en esa dichosa fiesta.

Cuando llegamos a la fiesta me quede sin palabras era la primera vez que visitaba una mansión, todo era hermoso la fuente de la entrada sus jardines de rosas de varios colores, sus arbustos de diversas figuras y los foquitos que iluminaban la noche de diferentes colores yo quede encantada con tan hermoso lugar que ni en mis sueños lo veía, pero definitivamente yo no encajaba en ese ambiente para nada, bajamos del auto y nos dirigimos a la entrada donde un mayordomo nos llevó a la sala de baile, cuando entramos a esa habitación me quede inmóvil,  pasmada al ver a lo lejos a un chico que resaltaba de entre toda la multitud, estaba rodeado de varias chicas hermosas con vestidos muy elegantes, lo que me llamo la atención fueron sus ojos color azul, ese detalle es lo que hacía que no le quitara la vista de encima, pero algo no estaba bien, en sus ojos se veía una gran tristeza que me llamaba la atención a pesar de estar rodeado de tantas bellezas, en mi interior sabía que jamás me vería a mí pero quería saber porque en sus ojos se veía esa tristeza, la fiesta continuo y yo no podía apartar la vista de aquel chico, de repente ese chico se dirigió hacia una puerta y salió de la habitación, yo salí de tras de él sin pensarlo, pero pronto se me predio de vista, así que intente regresar pero me perdí no supe cómo hacerlo por suerte a lo lejos vi a un mayordomo que pensaba decirle que me indicara de favor el camino justo cuando iba a ir a encontrarlo a lo lejos escuche el sonido de un piano tocando, era una melodía hermosa pero se escuchaba triste, así que mi curiosidad me gano y decidí seguir el sonido hasta que llegue a un habitación  extraña, era una habitación vieja y se veía que tenía mucho que no la visitaban, el sonido del piano salía de allí me arrime y la puerta estaba entreabierta cuando me asome a ver quién era el que tocaba me quede pasmada era el mismo muchacho que estaba en la fiesta, el tocaba esa melodía hermosa pero triste me quede para observándolo mientras tocaba el piano, en su rostro se veía una expresión triste, en el piano se encontraba una copa vacía, cuando él termino de tocar un silencio incomodo inundo la sala de repente el muchacho se paro del piano dirigiéndose hacia la ventana, de atrás de su pantalón saco una pistola y la a punto hacia su cabeza, al ver eso corrí hacia donde estaba el aventándolo haciendo que soltara la pistola y callera por la ventana.

Él me miro sorprendido por unos minutos pero después se enfureció y me aventó contra la pared haciendo que me golpeara y callera al suelo, él se abalanzó contra mi rodeando mi cuello con sus manos, el trataba de ahorcarme, yo no podía luchar poco a poco me quedaba sin aliento pero logre decir algo ates de que quedara inconsciente…

Yo: por… por qué…

Él: he?, estás tratando de decir algo, ja como que si me importara lo que intentas decir, este será tu ultimo día, yo…

Yo: por qué… estabas… llorando…

El: que acabas de decir???

El me soltó un poco para que pudiera hablar con mayor facilidad.

El: no me malentiendas, lo único que quiero es que me digas que es lo que quieres como última voluntad, así que habla de una vez, vamos di tus últimas palabras insecto.

Yo: sólo quiero saber, por que estabas llorando…    

El puso una cara de sorprendido al escucharme decir eso, de repente me soltó y yo solo pude toser y tratar de recuperar el aliento que me faltaba.

Él: que acabas de decir, yo no estaba llorando!!!, de que hablas estas loca!!!, quien eres, que haces aquí.

Yo: yo… soló quiero saber la razón por la que estabas llorando, desde hace rato te estoy observando y tu mirada desborda tristeza y una soledad inmensa.

Él: por qué hablas así, no entiendo de que hablas, quien eres.

Yo: *tomando su rostro con mis manos* tus ojos, tienen un hermoso azul pero en ellos se ve una tristeza y una soledad profunda.

El: por qué te importa tanto que es lo que quieres

Yo: no quiero nada

El: entonces por qué haces eso, primero dime por qué sigues aquí con migo debiste de haber corrido cuando solté tu cuello para evitar que te volviera a ahorcar, que caso no me tienes miedo?

Yo: la verdad no, no te tengo miedo, estoy segura de que no me aras ya nada

Él: así que tan confiada estas, he y que pasa si te hago algo, que tal si intento matarte de nuevo he que arias.

Yo: dudo que lo hagas.

El: porque crees eso

Yo: por qué si quisieras hacerme algo ya lo hubieras echo y no estuvieras hablando con migo, no es así “n_n”.

El: jajajaja, eres una mujer interesante

Yo: te estas riendo de mi “¬¬”

El: es inevitable reírme de ti, eres muy extraña sabes

Yo: bueno no importa si te ríes de mí, mientras rías así no me importa, me gusta como se ve tu sonrisa.

El: “acercándose hasta llegar cerca de mi cara” así que te gusta mi sonrisa he, entonces tal vez no estoy equivocado y eres como las otras mujeres y solo vienes a buscar placer con migo.

Yo: “O///O”… yo no…

Él se acercaba cada vez más a mí, llegue a sentir como sus labios rosaban los míos, pero cuando empezó a acariciarme lo arrempuje alejándolo de mi.

Yo: no, espera yo no venga a buscar eso…

Él: pero dices que te gusta mi sonrisa no es así así que…”acercándose de nuevo”

Yo:” deteniéndolo con la mano” espera es cierto yo dije eso pero no por eso, cuando te ríes tus ojos azules se iluminan, y me gusta ver como tus ojos se iluminan y que no transmitan tanta tristeza y soledad.

Él: “O.O”… jajajaja

Yo: ya te estas riendo de mi otra vez, mooo

Él: lo siento, lo siento, no puedo evitarlo, es que eres increíble

Yo: a que te refieres “O.O?”

Él: ya veras, mira dime, por qué cuando me viste con la pistola entraste y me la quitaste, digo yo podía dispararte en cualquier momento, te podía matar

Yo: espera yo no te la quite, te arrempuje y la pistola se calló por la ventana

Él: es igual, respóndeme por qué lo hiciste

Yo: este… yo… no lo se (era verdad no tenía idea por qué lo había echo), no se solo fue un impulso, no pensé las consecuencias.

Él: jajajaja, vez eres una mujer única y extraña, pero en fin.

Se paró del suelo y me extendió su para ayudarme a levantarme, yo me quede observándolo un tiempo, esa imagen era como que si fuera un príncipe, en su cara se veía una expresión gentil y sus ojos ya no se veía tanta tristeza y soledad, tome su mano para levantarme, me levanto con tanta fuerza que quede recargada en su pecho y quede muy cerca de su cara, no pude evitar sonrojarme debido a la cercanía de ambos, él me sujeto de la cintura de tal manera que no me pude mover.

Él: que sucede por qué te sonrojas de esa manera, solo te ayude a levantarte.        

Yo: es qué… mira como estamos… estamos muy cerca… suéltame para…

Él: valla estas nerviosa?, pero no estoy haciendo nada, además así puedo ver tus ojos

Yo: pero mis ojos no tienen nada especial, son ojos normales, ni tan siquiera son de color, son normales de color oscuro, no tienen nada especial.

Él: eso es lo que tú piensas, pero yo puedo ver un brillo especial en tus ojos, algo que no puedes ver tú, ahora entiendo por qué ciento esto.

Yo: como sea, solo suéltame si

Él: bien pero antes voy a hacer esto…

Él se acercó tanto a mi como para besar mi cuello.

Yo: “O////O” Que… que estás haciendo, basta soy muy sensible, ya déjame ir.

Él: bien, lo siento, lo siento no pude evitarlo, perdóname

Yo: no, no te perdono…

Él: anda perdóname, o quieres que te haga más cosas

Yo: no, no te acerques, si quieres que te perdone entonces tócame una canción en el piano

Él: una canción

Yo: si hace rato llegue aquí por qué escuche la música de pino que venía en esta dirección, pero la canción era triste al igual que tu expresión.

Él: de acuerdo te tocare algo si tu cantas la canción que yo voy a tocar.

Yo: que, espera por qué tengo que hacer eso, además yo no canto bien

Él: no importa, yo quiero oírte cantar, además si no cantas no te tocare nada

Yo: te diviertes con migo verdad???

Él: porqué lo dices

Yo: no importa está bien cantare.

Él: bien espera.

De un baúl viejo saco una libreta y me la entrego

Él: ten es la primera página, es la canción que tocare, no está en español así que aquí está la letra.

Yo: espera en que idioma me piensas poner a cantar.

Él: en japonés “n_n”

Yo: que pero por qué, yo no…

Él: oye ya te abras dado cuenta que nos soy de aquí verdad, mis padres son japoneses, estamos aquí por negocios.

Yo: si pero, como hablas bien español pensé que sería alguna canción en español.

Él: no, además esta canción es una de las que cantaba mí madre solía cantar esa canción antes de que muriera.

Yo: está bien, cantare la canción solo necesito saber el ritmo

Él: bien, ven te diré el ritmo con el piano.

Llegando al piano quito una copa vacía

Él: se acabó, quieres algo de beber lo puedo traer para ti

Yo: no gracias, no tomo y no deberías hacerlo tampoco, eso no te ayudara a nada, y menos a olvidar el dolor y la tristeza.

El: tal vez tengas razón, pero sabes ya no necesito eso, “tocando mi mejilla” ya no volveré a la vida que tenía.

Yo: a que te refieres “O.O??”…  

Él: ya verás pero pon atención el ritmo de la canción es así…

El me toco la mitad de la canción en el piano y también la canto para que supiera como era el ritmo de esta.

Él: entendiste cómo va la canción.

Yo: si, pero si tienes buena voz para que quieres que la cante yo

Él: nomas, solo quiero oírte cantar

Yo: mmm… 1000 palabras, que dice esta canción

Él: la canción trata sobre una mujer que estaba enamorada de un chico que se marchó de donde vivían, ella estaba profundamente enamorada de él, pero jamás se animó a decirle lo que sentía, él le dijo que regresaría un día que no olvidara, pero el tiempo pasó y el nunca volvió, la chica siempre escuchaba esas palabras en su mente, y escribió la canción para que le llegaran sus sentimientos a la persona que él amaba, es por eso que en esta parte de la canción duce: ‘ no llegue a decir, estás mil palabras… resumidas en el tiempo y volaran hacia ti como si tuvieran alas’. Mh? Que te pasa te duele algo por qué tienes lo ojos llorosos, no me digas que hice algo malo de nuevo.

Yo: no, tu no hiciste nada, no me hagas caso soy muy sensible y me agarro el sentimiento con esa historia.

Él: entiendo te hice recordar algo malo lo siento

Yo: no te disculpes a mí nunca me paso nada de eso, nunca he sabido lo que es en realidad el amor, pero la historia de la chica es realmente triste, me imagino que tener alguien a que amas tanto y no poder habérselo dicho, y a pesar de que él te haiga dicho que regresaría y nunca lo hiso, eso se me hace muy triste, ella se quedó sin poderle decir lo que sentía, supongo que su corazón se quedo llorando mucho tiempo… “L”, he… que me pasa por qué de repente estoy llorando, no lo entiendo.

Él: tienes un corazón puro sabías.

Él me abrazo para consolarme, yo me sentía una tonta por llorar por algo como eso, pero en ese instante no me importo, realmente no se explicar que es lo que sentía en ese momento, lo único que quería era quedarme así con él para siempre, pero sabía que no podía, el no pertenecía a mi mundo y sabía que jamás lo volvería a ver después de esa fiesta, eso hizo que me sintiera más triste pero me contuve deje de llorar, me trague mi dolor, de nada serviría que se lo digiera, estaba segura de que no lo volvería a ver, tal y como la historia, no sabía realmente que es lo que sentía por él en aquel momento, ni por qué me comportaba así con el, tal vez era alguna confusión o tal vez que simple y sencillamente sus ojos me cautivaron al grado de no querer separarme de él, lo mejor era poner distancia entre ambos, así que me aparte de él y le di la espalda para que no viera la expresión que tenía, me levante del piano y me aleje lo suficiente como para no seguir con esa situación.

Yo: ya estoy bien “n_n”, solo me agarro el sentimiento eso es todo, peto estoy bien, mejor toca y yo cantare, recuerda que aún sigo enojada con ti go he…

Sabía que si fingía que no me pasaba nada, él lo creería después de todo siempre lo hacía en el pasado y nunca nadie lo noto incluso lo sigo haciendo ahora, oculto mi tristeza todos los días y nunca nadie se da cuenta, nunca a nadie le he importado, así que a un desconocido como él nunca se daría cuneta, por un momento pensé que estaba mal que lo engañara así, pero si no lo volvería a ver no importaría una mentira por esa ocasión, él se me quedo viendo fijamente un rato, eso hacía más difícil que ocultara mis verdaderos sentimientos, el silencio en la habitación lo hacía más incomodo, sabía que debía hacerlo hablar, tenia que distraerlo, así que después de unos minutos en silencio por fin me anime a decirle algo.

Yo: que pasa, tengo algo en la cara??  

Él: no, es solo que te noto extraña

Yo: de que hablas estoy bien enserio, mejor toca o me voy a ir y voy a seguir enojada con ti go.

Él: de acuerdo empezare a tocar.

Yo: bien déjame respirar antes, tengo pánico escénico y no suelo cantar enfrente de extraño (aunque eso es lo que menos me importa ahorita)…

Él: bien yo esperare

Yo: (respira vamos tranquilízate, respira, trágate el dolor, soló enciérralo y ya, eso es vamos, eso es)… bien ya estoy lista puedes empezar.

Él: de acuerdo, si te trabas entonces improvisare para que puedas seguir después de acuerdo

Yo: he?... a… sí está bien

Comenzó a tocar la canción y yo comencé a cantarla, realmente estaba nerviosa, pero mediante iba cantando y el tocando me empecé a relajar y a cantar más naturalmente, sentía como que si nada más importaba en ese momento, la canción continuaba y sentía que ese momento era eterno, cuando la canción se terminó él se paró del piano y se me arrimo saco un pañuelo de su bolsillo y me limpio unas lágrimas que se me habías salido.

Él: estas bien…

Yo: si lo estoy, no te preocupes por mí, por favor no lo hagas

Él: por qué no??

Yo: (por qué nunca nadie lo ha hecho y no sé cómo reaccionar o que contestar)… por qué…

Él: por qué…

Yo: por qué ya es tarde debo regresar a la fiesta mi familia me debe de estar buscando.

Él: tienes razón bueno al menos dime tu nombre

Yo: mi nombre??

Él: si, el mío es…

Yo: no espera no me digas

Él: pero por que no

Yo: es mejor así, que tu no sepas mi nombre y que yo no sepa tu nombre, así que mejor aquí nos despedimos, adiós extraño.

El: espera!!

Salí corriendo del lugar, no voltee para atrás, sabía que si volteaba no sería capaz de regresar al baile, el corazón me dolía entre más me alejaba de él así que corrí lo más rápido que pude hasta que tope con una sirvienta que estaba sirviendo copas para llevarlas a la fiesta, le pedí que si me pudiera decir el camino de regreso al baile, cuando llegue a la puerta donde se encontraba el baile, estaba agitada por haber corrido desde aquella habitación, sabía que tenía que tranquilizarme que no era bueno ir con mi familia así, tenía que convencer a mi padre de que ya nos fuéramos, no quería volver a verlo a él, pero por qué no, por que tenia está revolución de sentimientos dentro de mi, por que no quería volverlo a ver… sabia perfectamente que si lo veía de nuevo él me podía lastimar y yo no quería sufrir más, entrando al baile me apresure a buscar mi padre, cuando lo encontré corrí hacia él para que nos fuéramos, pero llegando a donde estaba se encontraba hablando con un señor bien vestido y muy elegante, antes de poder decir algo mi padre me volteo a ver y me presento ante ese señor.

Padre: mira, ella es mi hija de la que tanto te hable, su nombre es Seira.

Amigo: mucho gusto, mi nombre es Edgar, Edgar Tsukiyomi

Seira: ha… mucho gusto, ne padre ya nos vamos?.

Edgar: que pasa no te estas divirtiendo?

Seira: no, no es eso, me estoy divirtiendo mucho, pero… me siento mal

Edgar: si te sientes mal puedes acostarte en una de nuestras habitaciones

Seira: no, no es necesario, no quiero causar molestias

Edgar: no es ninguna molestia, al contrario, es más le puedo hablar al médico de la familia

Seira: está bien no hay problema me siento mal pero con un poco de aire me sentiré mejor, no es nada como para hablarle a algún médico. 

Edgar: entonces déjame presentarte a mi hijo, ha!, hay viene, esperen aquí parece que tendrá problemas para llegar, enseguida regreso…

Seira: padre tu amigo es oriental??

Padre: si es de Japón, se mudaron aquí cuando su esposa murió.

Seira: de donde conoces tanta gente y más gente que es de fuera

Padre: no es solo mi amigo sabes, también es de tu madre, nos conocemos desde la prepa, tu madre trabajaba para él, el se mudo a Japón con su familia 2 años después de salir de la prepa, no nos dijo el por qué pero, el es originario de allí, así que era de esperarse, después de unos años nos enteramos que se caso.

Seira: entonces no se habían vuelto a ver??

Padre: no, solo nos comunicábamos por correo o por el Messenger, fue hay cuando me dijo que ya estaba de vuelta por negocios, le volvió a ofrecer el trabajo a tu madre, pero ella lo rechazo, me entere que tenia dos hijos y que planeo una fiesta para celebrar un trato que habíamos echo antes.

Seira: un trato??, que tipo de trato… espera donde está mi madre y mi hermano, no los he visto desde que llegamos (aun que claro no estaba aquí, así que es normal que no los viera).

Padre: tu madre fue al baño y tú hermano está por allí con esa chica, parece que le gusto y la siguió, pero al principio fue un fracaso, ahora parece que se llevan bien.

Seira: esa chica, sus ojos me recuerda a…

Padre: hm?, a quien te recuerda

Seira: no a nadie olvídalo

Padre: que acaso estas celosa??

Seira: que!!

Padre: vamos no tienes por que estarlo, además esa chica es la hija de mi amigo Edgar, así que esta bien.

Seira: ya te dije que no estoy celosa… espera dijiste que tu amigo..

Padre: Edgar hija

Seira: de acuerdo, dices que el seños Edgar tiene 2 hijos no??, el otro también es chica??

Padre: no el otro es un chico y tiene un año más que tú, de echo ambos hijos se parecen a su madre, así que no te preocupes si no notas mucho parecido entre ello, ha! Mira hay viene Edgar y trae a su hijo.

Seira: (no se porque esto me da un mal presentimiento)

Voltee a ver al amigo de mi padre y cuando vi al chico que lo acompañaba me quede pasmada mi corazón comenzó a latir fuertemente, sentía que se me salía del pecho, me quede petrificada, era el mismo chico de aquella habitación, el mismo que casi me mata, el mismo por el cual mi corazón late y se hace lera demasiado, pero por qué, por qué el estaba aquí, por qué si pensé que nunca lo volvería a ver, entonces por que, no sabia que hacer, quería huir, quería salir corriendo pero no pude, mis piernas no me respondían, solo me quede observando mientras el se acercaba, cuando el me vio sonrió y acelero el paso para llegar a mi.

Cuando llego a mí trate de desviar la mirada, pero el no la apartaba de mí, solo podía sentir su mirada que me penetraba, estaba a punto de irme pero el amigo de mi padre rompió aquel incomodo silencio que se había formado.

Edgar: hijo este es mi amigo Manuel y ella es su hija Seira, el es mi hijo Ikuto

Ikuto: “tomando mi mando y colocando un beso en ella” un placer conocerte Seira-chan

No sabía que responder me quede cautivada, todo se me olvido, es cierto que iba a sufrir si seguía con esto pero no me importo, ya era hora de dejarme llevar si solo es por hoy creo que lo soportare.

Seira: que coincidencia volverte a encontrarte

Ikuto soló sonrió y me dijo

Ikuto: las coincidencias no existen solo lo inevitable

Al escuchar esto lo único que pude hacer es sonreír, porque de cierta manera tenía razón, pero no me quería dejar llevar por eso, de repente la música paro, se anunció que era hora para el baile especial.

Edgar: vaya ya es hora, bien hijo por favor elige a tu compañera de baile

De inmediato las chicas que se encontraba cerca se acercaron a Ikuto rodeándolo por completo suplicando que las eligiera a ellas, yo quede atrapada entre ellas, de inmediato me di cuenta que no era como todas la chicas, me di cuenta que yo no era como ellas, no era tan agraciada y no tenia sus modales ni su belleza, era obvio que mi momento feliz se acabaría ahí, trate de salir del encierra en el que había quedado pero una mano me detuvo y me jalo hacia ella, perdí el equilibrio y caí en lo brazos de aquella persona, de repente todas se apartaron y se me quedaron viendo voltee hacia arriba para ver en quien es que había caído por decirlo de alguna manera, cuando levante la mirada me sorprendí al ver el rostro de Ikuto sonriéndome.

Ikuto: lo siento estas bien, no fue mi intención jalarte con tanta fuerza, pero no quería que te fueras de nuevo.

Seira: si… estoy bien

Ikuto: bien, entonces ya lo decidí, ¡ella será mi pareja de baile, así que por favor apártense para poder pasar¡

El grito que dio se escucho por todo el salón, de inmediato se empezaron a escuchar mormullos por donde sea…

X: que, esa chica, por que ella

X: quien es ella, se ve que no tiene nuestro nivel

X: además es fea, por que la eligió a ella

X: yo soy mejor que ella

Seira: estás seguro de esto

Ikuto: si, ya no te dejare ir nunca más

Ikuto a parto a todas las chicas que se encontraban a nuestro alrededor y me llevo al centro de la pista en cuanto nos colocamos la música empezó a sonar

Seira: espera, yo no se… “pisotón” lo siento, no se bailar 
      
La gente que nos veía alrededor comenzó a reírse y yo solo me puse más nerviosa, baje la mirada y apartaba de Ikuto para salir corriendo de allí pero el me sujeto con fuerza y levanto mi mentón, se detuvo y me acaricio la mejilla

Ikuto: no te preocupes, soló obsérvame a mí, olvídate de la gente alrededor, y solo déjame guiarte

La música siguió tocando y yo solo me deje llevar, el tiempo se paró para mí, en ese instante, la gente ya no existía solo estaba concentrada en él, sentía que ese momento era eterno, él no me apartaba la vista, en sus ojos se veía una luz diferente a la de antes yo no pude evitarlo y me sonroje apartando mi vista de él.

Ikuto: que pasa, te sientes mal, estas sonrojada

Seira: no digas nada

Ikuto: lo siento, no es mi intensión

Seira: ne… Ikuto puedo preguntarte algo

Ikuto: claro, dime

Seira: por qué estas bailando con migo, mira hay muchas chicas hermosas, yo no soy agraciada ni tan siquiera no soy tan educada como ellas, digo ni tan siquiera se bailar este tipo de vals.

Ikuto: mira a tu alrededor, que es lo que ves

Seira: pues ya te dije, esas chicas

Ikuto: esas chicas están bacías, son chicas muy materiales, interesadas, si las miras a los ojos no tienen lo que tú tienes

Seira: no entiendo a qué te refieres con eso

Ikuto: tu brillo es único y no lo había visto, es por eso que me decidí a no dejar ir ese brillo

El vals continuo y las parejas se comenzaron a reunir para bailar también, cuando la música termino las chicas que estaban observándonos se acercaban a nosotros yo sabía que se dirigían hacia Ikuto, así que me disponía a irme pero el me sujeto de la mano y corrió, me llevo corriendo hacia el jardín, pronto dejamos a tras el baile y a todas las chicas que nos perseguían, llegamos a un jardín lleno de rosas de diversos colores recién regadas, la luz de la luna las iluminaba de tal manera que parecían joyas, me quede asombrada por tal paisaje que veía en ese momento, camine hasta el centro del jardín donde estaba un pequeño quiosco, parecía que lo usaban como para tomar el té.

Ikuto subió y me extendió la mano para subir con él, tome su mano y me jalo hacia el quedando muy cerca de él.

Ikuto: te gustan las rosas

Seira: si, se ven hermosas con la luz de la luna, es realmente un escenario hermoso

Ikuto: me encanta ese brillo que tienes en tus ojos, es un brillo realmente puro

Seira: “O///O”… dime Ikuto quien eres tú, porque las chicas quieren estar cerca de ti, a que se dedica tu familia.

Ikuto: realmente quieres saber

Seira: lo siento, creo que he preguntado demasiado, está bien si no me quieres decir, yo lo entiendo, es solo que soy muy curiosa.

Ikuto: no lo decía por eso, ven siéntate a mi lado y te diré todo lo que quieres saber, “mirada seria” pero dime estas segura que quieres saberlo

Seira: (que se haiga puesto tan serio es porque es algo serio y puede que hasta riesgoso pero…) sí, quiero saber más de ti

Ikuto: bien, pero después no te dejare ir por ningún motivo entiendes, hay muchos riesgos al saber quién soy y a que me dedico, es probable que no te deje ir de esta mansión, si estas segura de eso y estas consciente de los riesgos entonces ven y siéntate a mi lado pero si no, entonces regresa al baile y vete con tu familia y haz como que esto nunca paso.

Seira: no quiero regresar allá, “me senté a su lado” además ya te dije que quiero saber más de ti, no me importa no si no regreso, de todos modos mi vida no es nada interesante, así que no importa “n_n”, “voz baja” mientras este a tu lado no me importa.

Ikuto: bien empezare por decirte a que se dedica mi familia, después te darás cuenta de lo demás y tus dudas quedaran atrás, si tienes dudas más dudas entonces hazlas al final, pero antes ven aquí, más cerca de mí.

Seira: no es necesario dese aquí te escucho perfectamente.

Ikuto: “voz seductora” entonces quieres que te acerque yo

Seira: no es necesario, yo me puedo acercar, pero que más quieres que me acueste en tu pecho o que…

Ikuto: gran idea, no lo había pensado de esa manera, bien ven recuéstate en mi pecho

Seira: “O///O” estás loco, por qué me recostaría en tu pecho te escucho perfectamente aquí donde estoy

Ikuto: no importa, además no tienes frio, tu piel está chinita, además “agarra mis manos” tus manos están frías

Seira: tengo un poco de frio si, y mis manos siempre las tengo frías no es necesario que…

No pude ni terminar de hablar cuando me jalo hacia él recargándome en su pecho y sujetándome con fuerza, mi corazón se aceleró tanto que hasta yo podía escucharlo.

Ikuto: mh?... tu corazón esta muy acelerado, eso es bueno, bien mi familia es mafiosa, mi padre es el líder de la mafia, la mafia es conocida como “el sombrerero”, estábamos viviendo en Japón por qué se tiene mejor control de las tierras en ese pequeño país, pero en una pelea por un territorio mi madre murió y mi padre decidió que debíamos regresar a este país para que pudiera olvidar esa tragedia

Seira: pero siguen haciendo lo mismo aquí no?, entonces de que sirvió mudarse, las peleas y las negociaciones solo hará que la recuerde más

Ikuto: si eso paso, es por eso que anuncio su retiro del liderazgo y anuncio él próximo líder

Seira: ese serás tú verdad

Ikuto: por qué piensas eso??

Seira: por qué eres su único hijo varón, además de que eres el mayor

Ikuto:”!O.o¡” y como sabes eso???, acaso me estuviste investigando durante la fiesta

Seira: no claro que no, no me mal intérpretes, mi padre me dijo que tú padre tiene 2 hijos y tu eres uno y la otra es na chica de cabello largo de la edad de mi hermano, lo se porque mi hermano estaba hablando con ella en la fiesta y supongo que si a alguien le dejarían el liderazgo seria a alguien de  confianza, a alguien que debe de conocer muy bien las negociaciones y supongo que por ser el mayor te toca a ti no???

Ikuto: pues no, no estas equivocada tienes razón

Seira: ahora entiendo porque tenías una pistola y las chicas que te siguen quieren casarte contigo

Ikuto: exacto, no estas equivocada, pero esas chicas son vacías e interesadas

Seira: pero supongo que alguna te debe de interesar, después de todo tienes un chupete aquí

Ikuto: ho lo notaste, que pasa estas celosa?

Seira: de que hablas yo celosa

Ikuto: si tu

Seira: porque lo estaría, no hay ninguna razón (aunque me si me siento celosa, pero por qué)

Ikuto: te voy a hacer sincero, es cierto no te voy a negar que con mis influencias y demás puedo tener a la mujer que quiera y así lo hice por un tiempo pero mi vida estaba vacía llena de alcohol y mujeres cuando yo quería, pero ya no tenía sentido seguir así, desde que mi madre murió mi padre nos descuidó a mí y a mi hermana y solo buscaba refugio en la bebida y en las mujeres, pero siento que ya es suficiente.

Seira: es por eso que querías matarte cuando te encontré en la habitación?

Ikuto: si, “se levanta y camina hacia delante” pero un rayito de luz llego a iluminar mi vida y espero que ese rayito se quede con migo

Seira: por qué estás tan seguro de que ese ‘rayito’ llego a salvarte, como sabes que es el adecuado.

Ikuto: lo supe en el momento en el que vi tus ojos, cuando vi ese brillo que existe en ellos

Seira: pero no me conoces, no sabes como soy, por qué te interesaste en mi

Ikuto: no necesito conocerte, el haberme detenido cuando iba a disparar, y al verte enfrentado a mi me basta para darme cuenta de la clase de persona que eres, o ahora que sabes todo vas a huir de mi o me tienes miedo ya.

Seira: la verdad no, no te tengo miedo me quieres matar hazlo, no se perderá nada, no le temo a la muerte algún día sucederá así que no se por qué le temen

Ikuto: “sacando una pistola y apuntándome” enserio no me tienes miedo he…

Seira: “acercándome y colocando la pistola en mi pecho” no te tengo miedo, si lo vas a hacer hazlo

Ikuto: por qué no me temes, sabes que si quiero te puedo matar ahora mismo, por qué no tienes miedo, no lo entiendo

Seira: “agarrando su cara con mis manos” no te tengo miedo por qué tus ojos son tan puros, siempre relejan soledad y tristeza, se que eres una buena persona y que no me mataras por qué se te antoje nomás o me equivoco, si es asi jala el gatillo y acaba con mi vida ahora mismo      

Ikuto: tú… “baja la pistola”, eres realmente sorprendente sabias

Seira: “abrazándolo” déjame curar las heridas de tu corazón déjame quedarme a tú lado para poder ver esos ojos tuyos llenos de felicidad y esperanza

Ikuto: no se si confiar en ti

Seira: ahora resulta que no confías en mi, después de todo lo que hemos hablado, pero esta bien si no confías en mi, no puedo hacer nada, lo mejor será que me valla y nunca volverte a ver, “alejándome” no te preocupes no diré nada, adiós Ikuto

Ikuto corrió hacia mi y me abraso por la espalda y me dijo en el oído

Ikuto: no te vallas, no quiero que e dejes, no se por qué pero desde que te vi siento algo especial cuando te veo, no se si es amor pero no quiero que te vallas, por favor quédate a mi lado

Seira: “volteando” no te dejare, pero tú no me lastimes, yo tampoco se que es lo que exactamente siento pero, quiero estar con ti go.

Cerré los ojos quedando a disposición del él, este al ver esto se me acerco más a mis labios haciendo que sintiera el roce suave y la tibieza de sus labios haciendo que ese momento fuera eterno, el reloj se detuvo nada existía a su alrededor en ese momento, Ikuto me abrazo acercándome más hacia él yo le correspondí rodeándole el cuello con sus brazos, nuestros alientos se mezclaron creando un nuevo sabor jamás probado y entre suaves toques y caricias juntamos al fin nuestros labios saboreando ese elixir que se había formulado, ambos comenzamos a sentir sensaciones inexplicables y poco a poco el beso se hacía aún más profundo y apasionado sintiendo el rose de nuestras lenguas húmedas que jugaban entre si delicadamente con el desenfreno como también entre la prisa y la pausa. Poco a poco nuestros labios se empezaron a separar por la falta de aliento, nuestras miradas no se separaban una de la otra, Ikuto me abrazo fuerte mente deseando que ese momento nuca terminara y que no fuera un sueño, fue cuando me di cuenta que lo que sentía en ese momento era amor, no se si existe el amor a primera vista, lo único que se es que quede cautivada por sus vellos ojos, a pesar de lo que digan para mi fue amor a primera vista, y ese día fue algo inolvidable para mi definitivamente ese baile cambio todo en mi vida y nunca me arrepentiré de nada de ese día. 
  
Participante 0008 - Tanairy López

No hay comentarios:

Publicar un comentario