miércoles, 10 de agosto de 2011

Sólo quería que supieras…


            Hola, como estas… si lo sé, es algo que nunca te he dicho, se oye algo extraño decírtelo verdad… pero es que… no sabía cómo comenzar a platicar contigo ya que son pocas las palabras que cruzamos en estos últimos años…

            Sólo quería que supieras que yo siempre te he querido mucho, yo sé que no te lo demostraba pero así era, también sé que muy pocas veces conversábamos y si hablábamos era para cosas pequeñas, preguntar sobre donde estaba alguna cosa en la casa o sobre algún recado que nos habían dejado, era muy poca la conversación que teníamos…

            Sabes, recuerdo que cuando éramos más chicos, teníamos muchas riñas, que al principio eran leves y “normales”, pero que poco a poco fueron creciendo hasta el grado de que estuvimos a punto de matarnos varias veces…

            Sólo quería que supieras que esos malos momentos, no son los que recuerdo más, porque sabes, los que más recuerdo son todos los bellos momentos que convivimos, recuerdas cuando vivíamos en la otra casa, que nos gustaba jugar en el patio trasero, donde nos podíamos imaginar una y mil cosas, lo que más recuerdo era de que agarrábamos varios ladrillos y nos imaginábamos que eran pollos y que los vendíamos y en ocasiones decíamos que eran alguna otra cosa y hasta los pesábamos para saber el costo, ¿Te acuerdas?

            Otra cosa de las que recuerdo fue cuando en esta casa construías casitas con diferentes materiales y en diferentes lugares, a veces junto a los ladrillos o también en el árbol de granadas, en el techo, y en muchas otras partes, por lo regular yo nunca te ayudaba a construirlas porque tú eras el que tenías más habilidad para ello, y me gustaba que siempre me tomaras en cuenta y tuvieras un lugar para mí, ya sea que me dejabas un lugar para sentarme o para recostarme, pero pensabas en mí y yo ayudaba luego con la decoración y con los utensilios que poníamos como una televisión chica que teníamos, ¿Recuerdas?

            Hay algo que nunca se me olvidará de mi mente, sabes por qué, porque esa vez por mi culpa tú te estabas ahogando, recuerdas cuando fuimos a un balneario y había una alberca grande y honda que te rete a que te metieras al fondo pero tenías apenas 5 años y yo 7, así que no alcanzabas a pisar abajo y te andabas ahogando, mi mamá al verte se quedó paralizada y no se pudo mover, yo no sabía qué hacer y recuerdo que bajé dos escalones para tomarte de la mano y sacarte ¿Lo Recuerdas?

            Son muchas las cosas que se me vienen a la mente que no puedo continuar escribiendo, pero… Sólo quería que supieras que te quiero mucho y aunque no te lo diga tu lo sabes, sabes que te apoyaré siempre, si necesitas ayuda para algo puedes pedírmela, suerte con la nueva vida que deseas comenzar, te deseo todo lo mejor, te quiero mucho hermano…
Gracias por todo hermano...

No hay comentarios:

Publicar un comentario