lunes, 23 de mayo de 2011

Anécdotas Graciosas – En el teatro Guiñol


Semana de Anecdotas Graciosas


           Hola a todos, en este lunes, lunes de flojerita porque de nuevo regresamos a nuestras labores después del descanso del domingo, pero entraremos con ganas, porque en esta semana, les contaré varias anécdotas que he tenido en los diferentes grupos que he estado, así que tendrán un poco de humor durante esta semana…

            Bueno, comenzaré esta semana, con una de las anécdotas que más recuerdo de cuando estaba en el Teatro Guiñol, y esta es del día en que presentamos la obra, “Caperucita Roja Evolution” de la cual, ya les había comentado antes…

Limpieza a último momento
            Pues resulta que en este día, se “suponía” que la mayor parte del montaje, la escenografía, los diálogos, materiales, utilería y lo de la venta se tenía ya listo para presentar la obra el día 16 de Septiembre del 2006, pero resulta que no era así, que la utilería se había perdido, el lugar de la presentación faltaba limpiar todo (Escenario, camerinos, baños, piso, entrada) acomodar las sillas, comprar las cosas que se iban a vender, eso fue para comenzar…

Escenografía de cartón, improvisada
            Luego se me ocurrió preguntarle a la encargada en ese entonces, América Camacho, que si ya tenía listo lo que pondríamos como escenografía, porque ella había quedado en que iba a conseguir una canasta para la ropa sucia, utilería, que conseguiría unos cuadros para poner en la casa de adorno, conseguiría una cama para usar en la escena de la casa de la abuelita y que haría varios árboles y arbustos con cartones y pinturas para la escena del bosque, pero resulta que no había conseguido ni hecho nada, entonces nos pusimos a conseguir lo que podíamos para ponerlo, pusieron una tela roja de cielo del bosque, porque no encontraron de otro color, los árboles se andaban cayendo porque no había como detenerlos de pie, la cama fue una mesa alta que encontraron y el río del bosque fue una tela de color plateada, pues la escenografía quedó así…

Aprendiendose el guión a ultima hora
            Luego se me ocurrió preguntar, que si tenía aprendido el guión todos, o que si les hacía falta algo, y la mayoría se lo sabía, pero como la protagonista, que era Paloma quien interpretó a Caperucita Rosa, no había ido a ningún ensayo, entonces no sabía absolutamente nada, y 4 horas antes de comenzar lo estaba estudiando…

Disfras improvisado
            Luego pregunté que si todos tenían sus disfraces, la mayoría lo tenía, solo estaba el hada madrina que no había conseguido un vestido, le conseguimos uno que estaba corto, y ajustado, era como para una niña de 7 y ella tenía 10, así salió con eso…

Peinados Rápidos
            Después les pregunté que si ya tenían todo para arreglarse y a qué horas lo iban a hacer, y me dijeron que América las maquillaría y las peinaría, pero en su casa que estaba a 2 cuadras del Auditorio, entonces todas las actrices fueron a su casa, las peinó y maquillo lo más rápido que pudo 2 horas antes de comenzar la función, pero como no se había dado el tiempo suficiente para peinarlas, al final de la obra ya todas tenían el peinado caído…

            Todo salió muy diferente de lo planeado, había muchos errores, pero como la obra era cómica  y se trataba de que cometían errores con todo, hasta con la escenografía, todo quedó perfecto, y el público no notó para nada, que todo había salido mal, al contrario, les gustó, se divirtieron y nos aplaudieron, esa es la anécdota más graciosa que recuerdo del Teatro Guiñol

            Visítenme el día de mañana que les contaré más anécdotas de los demás grupos en los que he estado, que sigan pasando un agradable día, nos vemos…

No hay comentarios:

Publicar un comentario